Tuesday, September 12, 2006

http://colombia.indymedia.org/images/esmad-pum.jpg foto de esta pag, no mia
Otro lado del tropel
Julio Martínez*, quien ha estado en algunos de los enfrentamientos en la Universidad como integrante del Escuadrón Militar Antidisturbios Esmad, presenta su visión sobre el tropel.
Por Mariana Yurani Camacho, Ciencia Política
marianacamacho85@yahoo.es
Miguelito le dice al agente: «Escuche, agente. Usted cuide todo el barrio, pero mi casa no, ¿sabe?». «¿Por qué tu casa no?», responde el agente. «Porque la vida tiene muchas vueltas. Suponga que el día de mañana yo estudie en la universidad; suponga que se arma algún lío y usted y yo nos encontramos. ¿Con qué cara le encajo adoquinazos a quien cuidó mi casa?».
Tal vez ese escrúpulo que tiene el personaje de Mafalda no es obvio para algunos de quienes participan en las pedreas porque en Bogotá las casas no las cuida la Policía sino las empresas de vigilancia privada. Tal vez, por eso, es fácil reducir la humanidad de cada persona uniformada a un fragmento del símbolo del sistema, de lo que se quiere combatir.
Como un aporte al debate sobre la resistencia estudiantil, con esta entrevista se quiere llamar la atención sobre cómo la humanidad de los integrantes de la Policía rebosa el campo simbólico. Un debate necesario, en el que es necesario interrogar cada una de las características, los resultados y los actores involucrados en el tropel, reconocer sus posiciones y asumirlas como valiosas. Porque, aunque el tropel del 30 de marzo haya sido uno más en la historia de la Universidad, los actores siguen allí, cumpliendo sus papeles como estudiantes, compañeros o agentes del Escuadrón Militar Antidisturbios (Esmad).
Julio Martínez* pertenece a la Policía Nacional de Colombia hace tres años, desde hace un año trabaja como agente en el Escuadrón Militar Antidisturbios Esmad y ha estado en algunos de los tropeles que han tenido lugar en el Campus.
«Todos tenemos derecho a reclamar pero hay que saber reclamar, eso es diferente a la agresividad»
¿Quién es usted?Yo soy hijo de un coronel retirado. En mi familia siempre han tenido que ver con el cuento de la Policía y a mí me gustó desde pequeño ver a mi papá con el uniforme.
Estudio en la noche Administración de Empresas en la Universidad Militar. Me gusta mucho la Policía, en el grupo he aprendido a entender al estudiante pobre, el porqué hacen lo que hacen. En el lugar de ellos uno se da cuenta de que hay cosas que están mal, que el Gobierno no ha sabido manejar, como por ejemplo la equidad, que más te dijera yo, la educación.
¿Cómo llegó al Esmad? Para llegar al Esmad hay que hacer un curso que dura tres meses que se llama manejo de multitudes. Los estudiantes lo toman como choque; nosotros no estamos creados para eso, más que todo estamos creados para organizar masas, de pronto para organizar marchas sobre la vía, acompañamiento de marchas. Claro que cuando se altera la multitud, nosotros estamos capacitados para, como te dijera yo, disuadir, para evitar que vayan a cometer abusos contra la ciudadanía que no tiene nada que ver con lo que ellos están protestando.
¿La mayoría de sus compañeros estudian?Sí, casi todos.
¿Usted ha participado en los disturbios en la Universidad Nacional?En casi todos.
¿Y qué piensa de las frases que vocifera el Esmad, tales como «o se rinden o se mueren»?El estudiante cuando ve que la fuerza pública interviene quiere argumentar que ha habido un atropello, que lo están tratando mal o de pronto que hay amenazas de muerte, pero eso nunca pasa. La fuerza pública solo está para que no se cometan desmanes.
¿Cómo explica los incidentes del año pasado en los que se cometieron abusos contra los estudiantes confirmados por los reportes de defensores de Derechos Humanos? Esos no son abusos, son acaloramientos que tienen los estudiantes cuando hay un disturbio y que también tiene la fuerza pública. Es que cómo vamos a calmar con pañitos de agua tibia cuando el estudiante nos está atacando con bombas molotov, papas explosivas, artefactos que no deberían de usar los estudiantes. Yo no sé por qué ellos los usan, eso da para fines terroristas.
¿Qué es terrorismo?Es el mal uso de los explosivos, con fines de agredir a la ciudadanía.¿Sólo explosivos?No. Hay terrorismo psicológico, que lo hace quien, por ejemplo, hace propaganda equívoca, que va en contra del bien; propasividad. En la Constitución está reglamentado que cada persona puede reclamar sus derechos, es libre, y estamos en un país libre.
¿Marchas agresivas?Marchas en las que salen, por ejemplo, a la Plaza de Bolívar y botan una papa en la mitad de la calle para alterar el orden público. Es que los estudiantes tienen una reacción brusca.
¿Cree que es válido que los estudiantes se valgan de esos métodos para reivindicar sus derechos?Sí. Pero no en la forma en que reclaman. Todos tenemos derecho a reclamar pero hay que saber reclamar, eso es diferente a la agresividad. En la Constitución está reglamentado que cada persona puede reclamar sus derechos, es libre, y estamos en un país libre.
¿Cree que Colombia es un país donde la ley se aleja mucho de la realidad?Estamos en un país donde necesitamos quitarnos ese estigma de violencia. Los estudiantes no dan ejemplo de no violencia, de salir a la calle de forma civilizada, de llamar a la cordura, al diálogo, de dar ejemplo y reclamar civilizadamente. Necesitamos salir de ese boom que es la violencia, violencia, violencia. Somos un país pobre y, tras del hecho, violento. No. Tenemos que salir.
¿Cómo le parece a usted que debería proceder el estudiante en este caso?Si ellos solicitan diálogo, todos estamos dispuestos a dialogar con tal que no haya ningún desmán o alteración del orden público. Yo creo que cualquier estudiante se sienta a dialogar con cualquier persona del Gobierno y ellos no se le van a negar.
«No estamos en un país perfecto. Es muy difícil gobernar un país pobre»
¿Está de acuerdo con las marchas estudiantiles?En la Constitución no está escrito que los estudiantes puedan botar papas o bombas molotov o agredir a la ciudadanía. Eso lo dejo para que los estudiantes repasen un poco la Constitución y que me digan si ahí está escrito que el estudiante puede salir a manifestarse violentamente.
¿Usted planteaba que existen decisiones gubernamentales desfavorables a la mayoría de la población, entonces su actuación no responde a estas decisiones, no son ustedes un símbolo de la fuerza del Gobierno?No estamos en un país perfecto. Es muy difícil gobernar un país pobre. Así se quiera no se puede tener equidad, aquí no hay para todos, tener contenta a toda la nación es difícil. Nosotros no tenemos intereses, lo único que hacemos es proteger a la ciudadanía, los intereses de los colombianos.
Nota* El nombre del entrevistado ha sido cambiado.

este texto es de la direccion siguiente, yo no soy dueño ni estoy plagiando el anterior para que despues no comiencen a joder. y aclaro no es que me guste solo quiero mostrar lo que se habla del glorioso ESMAD

1 Comments:

Blogger teoria antropologica said...

que va no que hijuepuitas, esque a mi me ha tocado ver, sentir en carne propia como abusan de los que no no nos da miedo protestar, como insultan a los indigenas y campesinos, como los acribillan. ustedes asi lo entinedan no van a sentirlo como lo sentimos nosotros. sabemos que tambien son personas, como no, pero de la forma en que se presentan cuando tienen esas armaduras, NO LOS HACE PERSONAS, los hace elementos como uds dicen.

12:22 PM  

Post a Comment

<< Home