Tuesday, September 12, 2006

http://colombia.indymedia.org/images/esmad-pum.jpg foto de esta pag, no mia
Otro lado del tropel
Julio Martínez*, quien ha estado en algunos de los enfrentamientos en la Universidad como integrante del Escuadrón Militar Antidisturbios Esmad, presenta su visión sobre el tropel.
Por Mariana Yurani Camacho, Ciencia Política
marianacamacho85@yahoo.es
Miguelito le dice al agente: «Escuche, agente. Usted cuide todo el barrio, pero mi casa no, ¿sabe?». «¿Por qué tu casa no?», responde el agente. «Porque la vida tiene muchas vueltas. Suponga que el día de mañana yo estudie en la universidad; suponga que se arma algún lío y usted y yo nos encontramos. ¿Con qué cara le encajo adoquinazos a quien cuidó mi casa?».
Tal vez ese escrúpulo que tiene el personaje de Mafalda no es obvio para algunos de quienes participan en las pedreas porque en Bogotá las casas no las cuida la Policía sino las empresas de vigilancia privada. Tal vez, por eso, es fácil reducir la humanidad de cada persona uniformada a un fragmento del símbolo del sistema, de lo que se quiere combatir.
Como un aporte al debate sobre la resistencia estudiantil, con esta entrevista se quiere llamar la atención sobre cómo la humanidad de los integrantes de la Policía rebosa el campo simbólico. Un debate necesario, en el que es necesario interrogar cada una de las características, los resultados y los actores involucrados en el tropel, reconocer sus posiciones y asumirlas como valiosas. Porque, aunque el tropel del 30 de marzo haya sido uno más en la historia de la Universidad, los actores siguen allí, cumpliendo sus papeles como estudiantes, compañeros o agentes del Escuadrón Militar Antidisturbios (Esmad).
Julio Martínez* pertenece a la Policía Nacional de Colombia hace tres años, desde hace un año trabaja como agente en el Escuadrón Militar Antidisturbios Esmad y ha estado en algunos de los tropeles que han tenido lugar en el Campus.
«Todos tenemos derecho a reclamar pero hay que saber reclamar, eso es diferente a la agresividad»
¿Quién es usted?Yo soy hijo de un coronel retirado. En mi familia siempre han tenido que ver con el cuento de la Policía y a mí me gustó desde pequeño ver a mi papá con el uniforme.
Estudio en la noche Administración de Empresas en la Universidad Militar. Me gusta mucho la Policía, en el grupo he aprendido a entender al estudiante pobre, el porqué hacen lo que hacen. En el lugar de ellos uno se da cuenta de que hay cosas que están mal, que el Gobierno no ha sabido manejar, como por ejemplo la equidad, que más te dijera yo, la educación.
¿Cómo llegó al Esmad? Para llegar al Esmad hay que hacer un curso que dura tres meses que se llama manejo de multitudes. Los estudiantes lo toman como choque; nosotros no estamos creados para eso, más que todo estamos creados para organizar masas, de pronto para organizar marchas sobre la vía, acompañamiento de marchas. Claro que cuando se altera la multitud, nosotros estamos capacitados para, como te dijera yo, disuadir, para evitar que vayan a cometer abusos contra la ciudadanía que no tiene nada que ver con lo que ellos están protestando.
¿La mayoría de sus compañeros estudian?Sí, casi todos.
¿Usted ha participado en los disturbios en la Universidad Nacional?En casi todos.
¿Y qué piensa de las frases que vocifera el Esmad, tales como «o se rinden o se mueren»?El estudiante cuando ve que la fuerza pública interviene quiere argumentar que ha habido un atropello, que lo están tratando mal o de pronto que hay amenazas de muerte, pero eso nunca pasa. La fuerza pública solo está para que no se cometan desmanes.
¿Cómo explica los incidentes del año pasado en los que se cometieron abusos contra los estudiantes confirmados por los reportes de defensores de Derechos Humanos? Esos no son abusos, son acaloramientos que tienen los estudiantes cuando hay un disturbio y que también tiene la fuerza pública. Es que cómo vamos a calmar con pañitos de agua tibia cuando el estudiante nos está atacando con bombas molotov, papas explosivas, artefactos que no deberían de usar los estudiantes. Yo no sé por qué ellos los usan, eso da para fines terroristas.
¿Qué es terrorismo?Es el mal uso de los explosivos, con fines de agredir a la ciudadanía.¿Sólo explosivos?No. Hay terrorismo psicológico, que lo hace quien, por ejemplo, hace propaganda equívoca, que va en contra del bien; propasividad. En la Constitución está reglamentado que cada persona puede reclamar sus derechos, es libre, y estamos en un país libre.
¿Marchas agresivas?Marchas en las que salen, por ejemplo, a la Plaza de Bolívar y botan una papa en la mitad de la calle para alterar el orden público. Es que los estudiantes tienen una reacción brusca.
¿Cree que es válido que los estudiantes se valgan de esos métodos para reivindicar sus derechos?Sí. Pero no en la forma en que reclaman. Todos tenemos derecho a reclamar pero hay que saber reclamar, eso es diferente a la agresividad. En la Constitución está reglamentado que cada persona puede reclamar sus derechos, es libre, y estamos en un país libre.
¿Cree que Colombia es un país donde la ley se aleja mucho de la realidad?Estamos en un país donde necesitamos quitarnos ese estigma de violencia. Los estudiantes no dan ejemplo de no violencia, de salir a la calle de forma civilizada, de llamar a la cordura, al diálogo, de dar ejemplo y reclamar civilizadamente. Necesitamos salir de ese boom que es la violencia, violencia, violencia. Somos un país pobre y, tras del hecho, violento. No. Tenemos que salir.
¿Cómo le parece a usted que debería proceder el estudiante en este caso?Si ellos solicitan diálogo, todos estamos dispuestos a dialogar con tal que no haya ningún desmán o alteración del orden público. Yo creo que cualquier estudiante se sienta a dialogar con cualquier persona del Gobierno y ellos no se le van a negar.
«No estamos en un país perfecto. Es muy difícil gobernar un país pobre»
¿Está de acuerdo con las marchas estudiantiles?En la Constitución no está escrito que los estudiantes puedan botar papas o bombas molotov o agredir a la ciudadanía. Eso lo dejo para que los estudiantes repasen un poco la Constitución y que me digan si ahí está escrito que el estudiante puede salir a manifestarse violentamente.
¿Usted planteaba que existen decisiones gubernamentales desfavorables a la mayoría de la población, entonces su actuación no responde a estas decisiones, no son ustedes un símbolo de la fuerza del Gobierno?No estamos en un país perfecto. Es muy difícil gobernar un país pobre. Así se quiera no se puede tener equidad, aquí no hay para todos, tener contenta a toda la nación es difícil. Nosotros no tenemos intereses, lo único que hacemos es proteger a la ciudadanía, los intereses de los colombianos.
Nota* El nombre del entrevistado ha sido cambiado.

este texto es de la direccion siguiente, yo no soy dueño ni estoy plagiando el anterior para que despues no comiencen a joder. y aclaro no es que me guste solo quiero mostrar lo que se habla del glorioso ESMAD

Tuesday, September 05, 2006




COMO VIVE LA OTRA MITAD

Colombia pareciera estar dividido en dos países que se encuentran en uno mismo; el primero es el de los ricos y el otro el de los pobres, hay en este país unos que tienen mucho y que les sobra y otros que no tienen nada y que les falta. La repartición de bienes es inmensamente desproporcionada, a veces me pregunto porqué el que tanto tiene no puede ayudar a las personas más necesitadas y que viven en la absoluta miseria.

En el norte viven los ricos y en el sur los pobres, si hablamos de Bogotá, en Cali es al contrario en el sur los ricos y en el norte los pobres y así sucede en el resto de ciudades capitales a un extremo los que tienen y a otro extremo los que no tienen, el colegio para los ricos, y el colegio para los pobres, la universidad de los ricos y la de los pobres etc. No soy un socialista ni mucho menos un comunista en potencia, solo creo en la igualdad de condiciones de vida para las personas, pues considero que no puede ser posible que mientras que unos ladrones de cuello blanco se enriquecen con los impuestos del pueblo los pobres aguantan hambre y pasan necesidades, gracias al abandono y a la desprotección del Estado que debería darles una mínima pero digna condición de vida a sus ciudadanos.

No todo puede ser para la guerra. Recordemos que la violencia genera más violencia. Nunca nos preguntamos la verdadera razón por la que muchas personas huyen al monte a enrolarse en las filas de las guerrillas o paramilitares, pues lo hacen muchos con el fin de por lo menos tragarse un plato de comida así sea poco que no podrían comérselo en la ciudad sin importar pues que su eventualidad sea la guerra, porque aquí no se vive, se sobrevive.

Los pobres en Colombia parecen magos, de hecho este es el país de los magos pues como explicar que una familia con 4 hijos pueda: comer, vestirse, estudiar, pasajes para los buses, pagar arriendo, y otros cuantos gastos más, eso sin poder enfermarse ni tener los padres un día de descanso porque si lo hacen es un día que no se come.

He tenido la oportunidad de conocer a lo largo de estos 7 últimos años algunas regiones apartadas del país, entre esas el Chocó, donde las condiciones para las personas son precarias, existen familias en Quibdo algunas familias que solo se comen una comida diaria y en la mayoría de los casos siendo esta solo pescado, pues es la carne más barata y más fácil de obtener.

Es el departamento mas pobre y más abandonado del país porque allí no hay inversión del gobierno, los niños no estudian porque tienen que estar consiguiendo lo de la comida, allí el que tiene un puesto y gana un mínimo es un afortunado, pues no todos corren con la misma suerte.

No tuve la oportunidad de conocer los pueblos pero según dicen los pobladores allí las condiciones de vida para las personas dan tristeza. A pesar de todo esto aún los niños ríen, cantan y juegan.


Y CON USTEDES....... MISPARCEROS.
JULIO, CAQUIRRE, VITS, BOLO,PEZ, NELSON, COICO Y YO, CHAMPE



Y EN ESTA GUERRA QUIENES SON LOS BUENOS Y QUIENES SON LOS MALOS?

Reseña Exposición Fotográfica – Biblioteca Luís Ángel Arango

A caso los buenos son los militares que reprimen, desaparecen y torturan? Y que como cualquier ser humano se equivocan?, o son los malos porque protegen la población civil, por sus campañas de salud para los más desprotegidos, porque son colombianos y el abandono y las pocas posibilidades que brinda el Estado los ha llevado a ser parte de la guerra mas cruel del mundo, para que por lo menos con un miserable sueldo sostener una familia.









A caso los buenos son los guerrilleros porque secuestran, extorsionan, desplazan, asesinan y mantienen a una población en zozobra, o son los malos porque en los campos y veredas son la autoridad que abandono el Estado, son la voz de protesta que pide una igualdad de condiciones para el pueblo y porque también ponen muertos de sus filas, muertos campesinos, muertos colombianos.

A caso los buenos son los paramilitares por sus masacres, desapariciones forzadas, secuestros y desplazamientos, o son los malos porque cuidan a los campesinos de bien, protegen a la población atormentada por los bandidos y porque se desmovilizan.

La exposición fotográfica de Vanfletern, Lixenberg y Abad “muestra la coexistencia forzada con el conflicto, dignidad en la miseria urbana y la vida en medio de la destrucción”.

Las imágenes muestran la crueldad de la guerra, la cruda realidad de los verdaderos damnificados por este estúpido conflicto, los desplazados que parece que fueran los verdaderos culpables, pues son los únicos que pagan no con la cárcel ni la muerte, sino con el abandono y la miseria.

Miradas de niños confundidas, perdidas y sin esperanzas ¿Porqué ninguno se ríe, canta o juega, será que la crueldad infernal de la guerra borro de sus bocas la risa picara, de sus mentes los pollitos dicen… y de su alma la rueda rueda? Nadie puede estar feliz en medio de un pueblo en ruinas, de una mujer embarazada amamantando a un niño y con dos mas que esperan, niñas que%




















QUE EL ENTRENAMIENTO SEA TAN FUERTE, QUE LA GUERRA SEA UN DESCANSO.
NECOCLI - DESBLOQUEO DE VIA


MANTENER EL ORDEN ES NUETRO DEBER


procedimientos de desalojos de finca en necocli, uraba.